“En todo el tiempo que mi papá estuvo en el guetto y los campos pudo esconder esto en su zapato/botas. Fue hecha para él por su Bar Mitzva en Hungría. Después de que la guerra finalizó logró mantenerla con él. Cuando vino a los Estado Unidos y pronto después de conocer a mi mamá él no tenía el dinero para darle un anillo de compromiso tradicional, así que le dio esto. En mi cumpleaños Nro. 21 ella me lo dio y aprendí la historia detrás de esto. Está siempre conmigo y cuando mis hijos estaban creciendo le conté la historia. De alguna forma se convirtió en el amuleto de buena suerte de la familia. Cualquier ocasión especial incluyendo sus Bar Mitzva, tomando exámenes, cuando mi hijo mayor se le propuso a su esposa. En su Ufroof (no sé cómo deletrearlo) y en el día de su boda lo usó. Cuando mi hijo menor tomó su examen para ser certificado como un administrador de escuela no puede dárselo, pero le envié esta foto. El abuelo siempre estuvo con ellos y conmigo. Les pregunté qué debía hacer cuando muriera y ellos dijeron que mantendrían la tradición familiar y la compartirían lo mismo que con su tradición. Si mi papá estuviese vivo para ver cuánto valoramos esto, sabría que mantener esto con él no fue por nada. Lloro cuando cuento esta historia. Mi papá falleció antes de los Bar Mitza de mis hijos. Mi mamá estuvo ahí y falleció uno o dos meses después. Espero que de alguna manera el sepa y viva en mi, en mis chicos, y en las futuras generaciones. Gracias por darme un espacio seguro para contar esta historia.” – Fran Schonfeld Ferrara

ESPAÑOL